Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web. Si sigues con nosotros, significa que aceptas nuestra política de cookies.
Política de cookies

ImagoSM

Comunicación en medios sociales

(34) 692 229 881

EL LENGUAJE ESCRITO EN TU EMPRESA

 Imaginad la siguiente escena: tenéis una reunión con el gerente de otra empresa. A la hora acordada os presentáis y comprobáis que la puerta del negocio está repleta de grafitis y, una vez dentro, la reunión se realizará en el cuarto de contadores. ¿Qué impresión os causaría? Seguimos con el ejemplo: a continuación, comenzáis a tratar los puntos de un informe de vuestra empresa, en el que hay una falta de ortografía en el primer párrafo y, en la siguiente página, una mala organización del texto. ¿Qué impresión causaríais? Probablemente os entendáis a la perfección porque, cuanto menos, vuestra imagen corporativa se encuentra al mismo nivel.

 ¿Cuántas veces nos hemos encontrado con una errata en algún documento profesional? Obviamente, todos somos humanos, todos cometemos errores… ¿Pero se asumen? Precisando un poco más: ¿Se asumen las erratas lingüísticas? ¿Damos la misma importancia a un error en la forma y el contenido de nuestros documentos corporativos y a un error logístico? Esta es una pregunta que desde ImagoSM no podemos responder por cada empresa, pero sí que podemos asegurar que las consecuencias en ambos errores son igual de trascendentes para la reputación profesional.

 No hay excusa para una falta ortográfica, un equívoco en la composición de una palabra o una puntuación incorrecta, porque ante la justificación de “cambio automático del editor de texto” se encuentra la imprudencia de no corregir. Sin entrar en la importancia de que en el equipo de trabajo haya un asesor lingüístico o un corrector –profesión olvidada, salvo cuando se necesita–, nosotros mismos podemos hacer mucho por cuidar la presencia de nuestra empresa a través del lenguaje escrito.

 ¿Y vosotros, corregís?

Alfonso Larrea

@alarreag