Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web. Si sigues con nosotros, significa que aceptas nuestra política de cookies.
Política de cookies

ImagoSM

Comunicación en medios sociales

(34) 692 229 881

CARTA A UN NATIVO DIGITAL

Ilustración: Carlos Lavida

Ilustración: Carlos Lavida

domingo, 16 de marzo de 2014

Nativo digital que lees:

 Antes, todo esto era campo: suelo sin urbanizar, desnivelado mayormente, lleno de material vivo o muerto de distintas tonalidades –aunque predomina el verde-, y en cuya superficie y profundidad habitan diversas especies. Terminarás de entenderlo antes si lo buscas en Google o si tienes el fondo de escritorio predeterminado de Microsoft Windows.

 Nativo digital, a ti te digo que hay un mundo más allá de la pantalla. Tal vez no puedas equilibrarle el brillo, salvo con gafas analógicas, ni puedas actualizarlo, si no te remangas el suéter y te buscas una azada. Nativo digital, hay otro mundo en el que la gente se da la mano y no teclea un «Hola, soy…» o, en los casos más graves, «Ola ke ase». Te preguntarás por qué diantres te escribo esto; al contrario que la señora de la lejía, yo vengo del pasado.

 En el mundo del que te hablo no hay que apagar ningún aparato, hay que salir corriendo –lo que te mantendrá en tu línea-; incluso, si eres muy extremo, llevar cacao en el bolsillo, porque el sol quema. Puede que pienses: «¿Quién quiere quemarse?», pero no es tan malo como parece.

 Te hablo con la experiencia de ser parte de la generación que ha tenido que inventar un nombre a los gestos que haces para pasar páginas de un libro electrónico cuando ni siquiera sabes leer aun. Tus padres te educarán en compatibilizar tu mundo y el mío, o te abrirán todas las puertas del tuyo para que no perturbes la paz del otro –en el mundo del que provengo hay padres, incluso hay algunos que no hay que ponerlos a cargar-.

 Nativo digital, si te escribo esta carta es para decirte que eres el futuro, sí, pero no te olvides del pasado; que tomar una cerveza con servicios de mensajería instantánea encima de la mesa no es disfrutar una cerveza; que hacerte un selfie no es guay; que la palabra «guay» se sigue usando, aunque no veas muchos retuits de ella; y que, sobre todo, sin el mundo del que provengo no habría mundo digital. Otra cosa es como haya evolucionado el asunto de un tiempo a esta parte, pero si eres curioso, si de verdad lees estas palabras y te pica el gusanillo de comprarte una camisa horrible y no subirla a Instagram, la porquería de planeta que estamos haciendo entre todas las generaciones que lo habitamos merecerá la pena.

 

¡Sal de tu burbuja, nativo! ¡Échale followers!

Alfonso Larrea

@alarreag