Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web. Si sigues con nosotros, significa que aceptas nuestra política de cookies.
Política de cookies

ImagoSM

Comunicación en medios sociales

(34) 692 229 881

DE CÓMO NACIÓ IMAGOSM

Antes de ImagoSM. Parte II.

(Leer parte I; leer parte III)

 Totalmente segura de que el camino a seguir para impulsar la empresa pasaba por el plan de marketing online, lo que les propuse fue hacerlo sin más. Pedí autorización y quise demostrarles que aquello que en ese momento sonaba a chino sería imprescindible cuando vieran los resultados. Y así lo hicimos.

 Ahora sé que aquella decisión tendría más importancia en mi vida profesional de lo que podía sospechar.

 

 Tendría que hacerlo por mi cuenta. Es decir, sin abandonar mi labor diaria y sin cobrarlo. No me importó, me lo tomé como un reto personal que me sirviera para seguir formándome y hacer unas prácticas no remuneradas en una empresa real. Yo les proponía ciertas ventajas, como que una empresa anclada en «lo tradicional» diera el salto a «lo digital» sin grandes traumas ni infraestructuras. Tenía que hacerlo sola y empezar de cero.

 Hoy en día me sonrío al escribir esto, porque todo ese esfuerzo no creo que fuera ni siquiera valorado ni me reportó un euro, pero significó algo mucho más importante: me ayudó a constatar que aquello era imprescindible para cualquier empresa y que yo era capaz de hacerlo bien.

 Como en horario laboral me costaba encontrar tiempo para dedicarle a la planificaciónonline, empecé trabajando en casa. Estructurando todo el plan, estudiando objetivos y competencia, poniéndome al día de nuevas herramientas que me ayudaran en la labor… Y sobre todo, aprendiendo a planificarme. Esto último fue complicado, pero una vez resuelto presenté el plan de acción en una reunión que resultó de lo más… curiosa. Daba igual lo que yo dijera porque no era capaz de dar con los argumentos acertados, hasta que comprendí que tenía que empezar de cero: no entendían qué les estaba diciendo. Decidí que se lo enseñaría ya hecho, a ver si así…

 Fue desesperante aquella situación de estar hablando con gente joven, dinámica, empresaria y tener la constante sensación de hablar un idioma imposible. Y como es bien sabido que «una imagen vale más que mil palabras», me puse a crear contenido visual. Y a robarle mucho tiempo a mi vida personal.

 

 El próximo día os traeré la Parte III, y última.

Mónica Cillán

@mcilland