Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web. Si sigues con nosotros, significa que aceptas nuestra política de cookies.
Política de cookies

ImagoSM

Comunicación en medios sociales

(34) 692 229 881

¿PARA QUÉ USAS LOS MEDIOS SOCIALES?

 Desde el morbo hasta la información desde diversas perspectivas. Eso encontramos en la actualidad contada a través de los medios sociales. Olvídense de comprar todos los periódicos al quiosquero, de buscar los noticiarios televisivos para ver con qué corte o qué añadiduras tienen unos y otros; en los medios sociales está toda la información que precisen. Desde la edad de las víctimas de Gaza hasta el desglose presupuestario de las últimas acciones de un gobierno local. Incluso tienen un espacio en ellos el rumor y el falso testimonio.

 El debate. No el de las mañanas, el de las tardes o el de las noches radiofónicas o televisadas. Debate instantáneo, como el café: sobre esto, sobre aquello, lo otro, lo de acullá… El debate encarnizado, el debate socrático, el periodístico, el ciudadano, el de usuario-empresa, el de empresa-usuario; todos los debates posibles en este y otros mundos se encuentran en los medios sociales. Y todos los temas.

 Un sigiloso ocio entre la tempestad económica. Solo es necesario considerar Internet como un derecho para que se contabilice el número de personas que no pueden acceder a él. En el tercer mundo, evidentemente. Porque aquí, en Europa, todos tenemos derecho/s. Dos de ellos son ocho horas de descanso y otras ocho de ocio. Y los medios sociales sirven para restar a la primera y rellenar la segunda. Cualquier afición que usted tenga, la encontrará en ellos: desde una receta que mejora sus salsas hasta el código de un artículo descatalogado que, por supuesto, encontrará y podrá sumar a su colección de artículos. Sea lo que sea que usted coleccione. Los medios sociales son un placebo de compañía. También una búsqueda sin final. Como un niño ante una piscina, el usuario que hace uso de los medios sociales (y de Internet en general) se planta frente a la inmensidad creada por el Hombre con una idea clara o un tiempo de entretenimiento estipulado, pero «hipervincula» hasta el infinito. De la compra del mes al regalo del ahijado a la sección de cultura de un diario a las consultas en Wikipedia a la actualización de tu estado en Facebook a la revisión de e-mails a la búsqueda de un libro, de una película, de una canción, de un anuncio, de una oferta, de un servicio de atención al cliente, de un descuento, de un amigo del colegio al que no ves desde hace veinte años, de un sistema de alcantarillado mejor que el de tu municipio, de cómo se llama esa pieza que está justo al principio de las escaleras mecánicas, de qué bacteria provoca el olor a tierra mojada cuando hay lluvia cerca, de…

 

 Conocer a tu media naranja. Tienes todo tipo de soportes para no vivir solo nunca más. Qué importa el espacio, el tiempo, el físico, qué importa. Tantos medios sociales como gustos personales, como necesidades y prioridades tenga; Internet como Celestina. El final nadie sabe.

 Olvida cargar bolsas. Olvida ir al banco. Los medios sociales te enlazan, te prometen, te ofertan, te atienden; hablo, claro está, de negocios que hayan comprendido la importancia de los medios sociales, que hayan integrado en sus genes el código binario y la empatía con el usuario. Hay quien amuebla una casa con cuatro clics. ¿A qué espera? Jubile su romi.

romi

 Los medios sociales sirven para protestar. Sirven para organizarse. Sirven para tener que ser censurados, para saltarse los obstáculos, para desmitificar, desmentir, desmantelar, descubrir, desarticular, descalificar, demostrar, denunciar. Contrario a lo que se piensa en ocasiones, sirven para detallar. Todo. Sirven para ver que tras una marca hay personas. Sirven para ver que las instituciones son personas. Se usan los medios sociales para componer, crear, construir, conversar, consensuar, contrariar, contar, comunicar, comunicar, comunicar. Y etecé.

 ¿Para qué usas los medios sociales?

Alfonso Larrea

@alarreag