ImagoSM

Comunicación en medios sociales

(34) 692 229 881

EFECTO STREISAND

  Un título así debe concretarse desde el principio, porque da lugar a todo tipo de recuerdos culturales e hitos sociales que han hecho famoso este nombre: en este caso, me refiero al último efecto Streisand de raigambre española. Sí: la escultura del MACBA.

 La semana pasada nos levantamos e hicimos todos nuestras rutinas, como siempre; de repente, aparece una noticia digital, un tuit, un reportaje en televisión, en el que aparece la siguiente imagen:

eldiario.es | Leo Eloy | Fundação Bienal de São Paulo

eldiario.es | Leo Eloy | Fundação Bienal de São Paulo

 La primera noticia que tuvimos fue que la exposición en la que esta obra de los artistas Ines Doujak y John Barker se cancelaba un día antes de su inauguración. El motivo es que no coincidía con la línea editorial del museo y, evidentemente, los comisarios se negaron a representar la exposición sin una de sus obras. Unos días después, la exposición se inauguró incluyendo esta escultura.

 Más allá de la censura, las críticas, los gustos estéticos, el morbo y detalles varios que forman este caso, he seguido con gran interés su evolución con una pregunta en la cabeza: ¿Qué hubiese sido de esto sin los canales digitales?

 La pregunta tiene miga, oiga. En otros efectos Streisand hemos podido contemplar con alevosía aquello que se pretendía ocultar, y, salvo delitos o negligencias graves, no traían consecuencias a los protagonistas más allá de su vergüenza. La aparición de los canales sociales -incluyendo también medios digitales y webs de medios de comunicación tradicionales- chocan, como el oleaje, contra el débil espolón del orgullo personal de los implicados. ¿Se ejercía la misma presión social hace años? ¿Hubiesen cambiado de opinión los responsables del museo si esto no hubiese llenado más de un par de artículos y unos segundos de televisión? ¿Acaso el director del centro hubiese puesto su cargo a disposición del consorcio que decidirá al respecto?

 Apartado ya el foco del MACBA, llega la conclusión: ¿Incompetencia o estrategia? Si fuese el primer supuesto, nada bueno hallo en temer más a los usuarios que a los ciudadanos.

 

Alfonso Larrea

@alarreag