Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web. Si sigues con nosotros, significa que aceptas nuestra política de cookies.
Política de cookies

ImagoSM

Comunicación en medios sociales

(34) 692 229 881

¿TODO NECESITA TECNOLOGÍA?

  ¿Recordáis aquellas máquinas de escribir electrónicas, de menor peso y tamaño, que al trabajar con ellas parecía que escribías en el ordenador y luego imprimías? Más que una evolución en la tipografía y modo de imprimir las letras en la hoja en blanco —y en el precio—, supusieron un avance, quizá un augurio, de lo que el ser humano estaba dispuesto a crear años después.

  Me refiero a los dispositivos de música con forma de vinilo, pero que no tienen aguja ni tienes que dar la vuelta a ningún disco; a los teléfonos de rueda con pantalla donde ver la agenda electrónica; a los pantalones de campana con tejido inteligente; etc. En un parpadeo, hemos decidido que el juego de la serpiente de Nokia debe volver y, por supuesto, lo mejoraremos. Del mismo modo que esas películas que fueron un éxito en su época, ¿acaso se creen tan importantes como para que las veamos envejecer dignamente? ¡Saquemos una secuela! ¿De veras necesitamos crear un coche que conduzca solo para aprovechar el viaje? ¡Ya existe: se llama taxi!

  No, no estoy en contra del progreso, de la evolución ni del signo de los tiempos: simplemente creo que no es necesario una nueva versión tecnológica de todo. La sociedad actual se mueve entre la nostalgia de cómo era todo hace unos años y el esnobismo de la nueva tecnología aplicada a cualquier ámbito. ¿Hay excepciones? ¿Término medio al menos? ¿Alguien me puede explicar la necesidad de un reloj con ordenador? ¿Existe esa explicación?

Alfonso Larrea

@alarreag

IMAGO SOCIAL MAYO. TRES AÑOS DE LIBÉLULA

 Mayo es un mes importante en ImagoSM. Hace tres años que comenzamos nuestra andadura y hemos aprendido muchas cosas por el camino junto a los colaboradores que han depositado —o siguen haciéndolo— su confianza en nosotros.

 Junto a ellos hemos ido aprendiendo los entresijos de muchos sectores que nos eran desconocidos, o las distintas formas de gestionar una empresa. De ellos hemos aprendido que las prioridades que cada uno tenga marcan el rumbo o el destino de su empresa. De cada uno de ellos hemos sacado siempre algo positivo que aplicar a ImagoSM, y también, por qué no decirlo, nos han ayudado a comprender por qué hay empresas que no crecen al ritmo que podrían hacerlo.

 

 Nosotros, por nuestra parte, durante estos tres años hemos cometido muchos fallos de principiante, pero de todos ellos hemos sacado una enseñanza, y poco a poco vamos teniendo claro en qué consiste colaborar con empresas tan diferentes entre sí y con necesidades tan dispares; pero el principal reto al que nos enfrentamos es la confusión existente aún en cuanto a las necesidades que requiere la presencia online. Desde el principio hemos entendido que nosotros no queríamos clientes, sino colaboradores con los que sacar adelante juntos sus proyectos. Y aunque no siempre ha sido posible, guardamos de todas las colaboraciones la ilusión y el esfuerzo con que nos volcamos en cada una de ellas, y las relaciones personales y humanas que nos han unido a sus gerentes o directores.

 En mayo de 2012 comenzamos trabajando exclusivamente en Córdoba, hasta que en febrero de 2014 nos trasladamos a Cáceres, y ahora tenemos también proyectos en Madrid, pues si alguna ventaja tiene trabajar con la tecnología es la ausencia de barreras físicas. Nos planteamos para este año dar un paso más allá y ampliar el soporte que damos a las empresas y marcas personales a través de la red, sin necesidad de nuestra intervención directa en la gestión de sus canales corporativos, con el fin de cubrir una necesidad que venimos detectando en los últimos meses. Esperamos que sea una vía más para ayudar a esas PYMES, marcas y personas a seguir dando lo mejor de sí mismos en los medios sociales.

 Muchas gracias a quienes nos han acompañado, asesorado, aguantado y hecho tan felices durante estos tres años.

El equipo de ImagoSM

EFECTO STREISAND

  Un título así debe concretarse desde el principio, porque da lugar a todo tipo de recuerdos culturales e hitos sociales que han hecho famoso este nombre: en este caso, me refiero al último efecto Streisand de raigambre española. Sí: la escultura del MACBA.

 La semana pasada nos levantamos e hicimos todos nuestras rutinas, como siempre; de repente, aparece una noticia digital, un tuit, un reportaje en televisión, en el que aparece la siguiente imagen:

eldiario.es | Leo Eloy | Fundação Bienal de São Paulo

eldiario.es | Leo Eloy | Fundação Bienal de São Paulo

 La primera noticia que tuvimos fue que la exposición en la que esta obra de los artistas Ines Doujak y John Barker se cancelaba un día antes de su inauguración. El motivo es que no coincidía con la línea editorial del museo y, evidentemente, los comisarios se negaron a representar la exposición sin una de sus obras. Unos días después, la exposición se inauguró incluyendo esta escultura.

 Más allá de la censura, las críticas, los gustos estéticos, el morbo y detalles varios que forman este caso, he seguido con gran interés su evolución con una pregunta en la cabeza: ¿Qué hubiese sido de esto sin los canales digitales?

 La pregunta tiene miga, oiga. En otros efectos Streisand hemos podido contemplar con alevosía aquello que se pretendía ocultar, y, salvo delitos o negligencias graves, no traían consecuencias a los protagonistas más allá de su vergüenza. La aparición de los canales sociales -incluyendo también medios digitales y webs de medios de comunicación tradicionales- chocan, como el oleaje, contra el débil espolón del orgullo personal de los implicados. ¿Se ejercía la misma presión social hace años? ¿Hubiesen cambiado de opinión los responsables del museo si esto no hubiese llenado más de un par de artículos y unos segundos de televisión? ¿Acaso el director del centro hubiese puesto su cargo a disposición del consorcio que decidirá al respecto?

 Apartado ya el foco del MACBA, llega la conclusión: ¿Incompetencia o estrategia? Si fuese el primer supuesto, nada bueno hallo en temer más a los usuarios que a los ciudadanos.

 

Alfonso Larrea

@alarreag

TWITTER PARA NIÑOS EN 3 PASOS (II)

(Si quieres acceder al PASO 1, haz clic aquí).

PASO 2.

 Ya conocemos los conceptos básicos, demos un paso más. Vamos a ver hoy a quién leemos, quiénes nos leen y cómo organizamos la información.

Imagen: apuntesdecienciaytecnologia.blogspot.com

Imagen: apuntesdecienciaytecnologia.blogspot.com

  • Siguiendo (Following): Son los usuarios que nosotros seguimos para enterarnos de todo lo que tuitean.
  • Seguidores (Followers): Son los usuarios que nos siguen a nosotros para recibir nuestros tuits.
  • Listas: Podemos agrupar a los usuarios que seguimos por temas, parentesco, intereses…, para tener acceso a los tuits relacionados con esa lista exclusivamente.

  • Tending List (TL): Es el conjunto de todos los tuits que publican aquellos usuarios a los que seguimos sin ningún filtro.

 En la próxima entrada profundizaremos en cómo interactuar y comunicarnos con el resto de tuiteros.

Mónica Cillán

@mcilland

TWITTER PARA NIÑOS EN 3 PASOS

PASO 1.

 Si quieres explicarle a un niño qué es Twitter, lo tienes fácil: dile que no tiene edad para eso. (Fácil, eh).

 Si tiene edad, lo más seguro es que él pueda explicártelo a ti.

 Y si es inevitable que te enfrentes a ello, sigue leyendo. Si después de esto te sigue haciendo preguntas, aquí estoy para lo que pueda ayudarte.

Imagen: babygift.es

Imagen: babygift.es

 Twitter es un medio social para comunicarse con usuarios de todo el mundo a través de Internet, a los que puedes leer y ellos leerte a ti.

 Los usuarios de Twitter se llaman tuiteros, que podría definirse a su vez como «los que escriben tuits».

 Pero vamos al lío: ¿Cómo se comunican los tuiteros y qué son los tuits?

  • Tuits (tweets): Así se llaman los mensajes que escribimos. Solo tienes 140 caracteres, contando espacios, comas, puntos, letras…, para decir lo que quieres. Por ejemplo:

Hemos usado 61 caracteres y nos quedan 79 libres, que podemos utilizar o no.

  • Fotos: Puedes añadir una foto o varias que ocuparán caracteres, por lo que el número dependerá de los caracteres libres que tengas.

Explicar qué es Twitter a un niño es muy fácil si sabes cómo. [+ foto]

  • Vídeos: Puedes añadir un vídeo que aparecerá como un enlace y contabilizará los caracteres.

Explicar qué es Twitter a un niño es muy fácil si sabes cómo. [+ vídeo]

  • Etiquetas o hashtag (HT): Puedes agrupar un tema de conversación poniendo una almohadilla (#) delante de la palabra que defina el tema. Por ejemplo:

 La palabra que acompaña a la almohadilla aparecerá como un enlace y, si pinchas en ella, podrás ver todos los tuits que la comunidad escriba bajo esa etiqueta. La almohadilla ocupa un carácter más, por lo que nos quedarán libres 78.

  • Tendencias o Trendig Topic (TT): Listado de los temas que más se están hablando en Twitter agrupados por almohadillas o sin ella.

 Y hasta aquí el paso 1. En la próxima entrada profundizaremos en cómo usarlo, pero si te has quedado con ganas de más, igual encuentras interesante las primeras páginas de este libro de Marcela Momberg, Twitter para niños.

Aquí puedes leer el PASO 2.

Mónica Cillán

@mcilland

¿PARA QUÉ USAS LOS MEDIOS SOCIALES?

 Desde el morbo hasta la información desde diversas perspectivas. Eso encontramos en la actualidad contada a través de los medios sociales. Olvídense de comprar todos los periódicos al quiosquero, de buscar los noticiarios televisivos para ver con qué corte o qué añadiduras tienen unos y otros; en los medios sociales está toda la información que precisen. Desde la edad de las víctimas de Gaza hasta el desglose presupuestario de las últimas acciones de un gobierno local. Incluso tienen un espacio en ellos el rumor y el falso testimonio.

 El debate. No el de las mañanas, el de las tardes o el de las noches radiofónicas o televisadas. Debate instantáneo, como el café: sobre esto, sobre aquello, lo otro, lo de acullá… El debate encarnizado, el debate socrático, el periodístico, el ciudadano, el de usuario-empresa, el de empresa-usuario; todos los debates posibles en este y otros mundos se encuentran en los medios sociales. Y todos los temas.

 Un sigiloso ocio entre la tempestad económica. Solo es necesario considerar Internet como un derecho para que se contabilice el número de personas que no pueden acceder a él. En el tercer mundo, evidentemente. Porque aquí, en Europa, todos tenemos derecho/s. Dos de ellos son ocho horas de descanso y otras ocho de ocio. Y los medios sociales sirven para restar a la primera y rellenar la segunda. Cualquier afición que usted tenga, la encontrará en ellos: desde una receta que mejora sus salsas hasta el código de un artículo descatalogado que, por supuesto, encontrará y podrá sumar a su colección de artículos. Sea lo que sea que usted coleccione. Los medios sociales son un placebo de compañía. También una búsqueda sin final. Como un niño ante una piscina, el usuario que hace uso de los medios sociales (y de Internet en general) se planta frente a la inmensidad creada por el Hombre con una idea clara o un tiempo de entretenimiento estipulado, pero «hipervincula» hasta el infinito. De la compra del mes al regalo del ahijado a la sección de cultura de un diario a las consultas en Wikipedia a la actualización de tu estado en Facebook a la revisión de e-mails a la búsqueda de un libro, de una película, de una canción, de un anuncio, de una oferta, de un servicio de atención al cliente, de un descuento, de un amigo del colegio al que no ves desde hace veinte años, de un sistema de alcantarillado mejor que el de tu municipio, de cómo se llama esa pieza que está justo al principio de las escaleras mecánicas, de qué bacteria provoca el olor a tierra mojada cuando hay lluvia cerca, de…

 

 Conocer a tu media naranja. Tienes todo tipo de soportes para no vivir solo nunca más. Qué importa el espacio, el tiempo, el físico, qué importa. Tantos medios sociales como gustos personales, como necesidades y prioridades tenga; Internet como Celestina. El final nadie sabe.

 Olvida cargar bolsas. Olvida ir al banco. Los medios sociales te enlazan, te prometen, te ofertan, te atienden; hablo, claro está, de negocios que hayan comprendido la importancia de los medios sociales, que hayan integrado en sus genes el código binario y la empatía con el usuario. Hay quien amuebla una casa con cuatro clics. ¿A qué espera? Jubile su romi.

romi

 Los medios sociales sirven para protestar. Sirven para organizarse. Sirven para tener que ser censurados, para saltarse los obstáculos, para desmitificar, desmentir, desmantelar, descubrir, desarticular, descalificar, demostrar, denunciar. Contrario a lo que se piensa en ocasiones, sirven para detallar. Todo. Sirven para ver que tras una marca hay personas. Sirven para ver que las instituciones son personas. Se usan los medios sociales para componer, crear, construir, conversar, consensuar, contrariar, contar, comunicar, comunicar, comunicar. Y etecé.

 ¿Para qué usas los medios sociales?

Alfonso Larrea

@alarreag